domingo, 2 de agosto de 2015

SAN ANTONIO Y CALIENTES DE MIAMI: GRANDES GANADORES EN TEMPORADA "MUERTA"


El Heat es otra organización que se beneficia por su estabilidad y mejora haciendo lo mínimo indispensable mientras su coherencia le brinda una cuota de suerte.
El prometedor escolta/alero Justise Winslow les cayó de regalo con la décima selección del Draft, y luego Pat Riley emuló lo hecho con LeBron James en el 2010 convenciendo al baseGoran Dragic que se quede en Miami mostrándole sus siete anillos de campeón.
Para cuando Riley llamó a Dragic a las 6 de la mañana en Eslovenia, el vínculo que los unirá por cinco años y 85 millones de dólares aseguraba la felicidad mutua.
Solo quedaba un obstáculo, el obstáculo mayor: Saber si Dwyane Wade, el máximo ídolo de Miami en el siglo 21, se quedaba o se iba.
Esto es lo que yo escribí el 30 de junio: ¨ En cuanto al contrato, lleguen a un acuerdo por un año y luego vean como pinta la situación con el tope salarial el año que viene¨.
Un par de días después, Wade aceptó una oferta por un año y 20 millones de dólares.
Ahora en Miami cuentan con un núcleo de talento temible y sueñan con una cita definitiva contra LeBron James los Cleveland Cavaliers en las Finales de la Conferencia Este 2016.

Martín Bater trabaja en ESPN Deportes
Fuente www.espn.com
Los Spurs demostraron una vez más que la base del éxito no se basa solamente en cuanto espacio tengas en tu tope salarial, sino que también en la identidad ganadora que posea tu franquicia.
Gregg Popovich y R.C, Buford volvieron a hacer todo bien con atención al detalle.
Primero que nada ellos mandaron al brasileño Tiago Splitter a Atlanta a cambio de una selección protegida de la segunda ronda y los derechos de Georgios Printezis. En pocas palabras, lo regalaron.
¿Pero porqué? Simple, la ida de Splitter generó espacio en el tope salarial para el regreso de Tim Duncan y por sobre todas las cosas la llegada de LaMarcus Aldridge como refuerzo.
Aldridge eligió llevarse a sus 23 puntos y 10 rebotes por partido de Portland a un ¨mercado pequeño¨ en vez de a unos Los Ángeles Lakers que se morían por tenerlo o a unos Knicks inestables en Nueva York por el simple hecho de que los Spurs conocen la receta del éxito con cinco copas en sus vitrinas desde 1999, la mas reciente obtenida en el 2014.
La llegada de Aldridge también desencadenó un efecto dominó que propició el regreso de un Manu Ginóbili que pensaba en retirarse a los 37 años de edad y la llegada de una incorporación inesperada del ala pivot David West, quien resignó 11 millones de dólares a cambio de la ilusión de salir campeón por primera vez.
De esta manera, en San Antonio vuelven a ilusionarse con volver a sentarse en el trono que actualmente ocupan los Golden State Warriors.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario