viernes, 2 de enero de 2015

LAS SALIDAS CRUZADAS Y EN REVERSO


Las salidas cruzadas son aquellas en las que el pie que inicia el movimiento es el contrario de la mano que bota y de la dirección que vamos a tomar. Así, una salida cruzada hacia la derecha, será aquella en la que demos el primer bote con la mano derecha, el pie que primero ponemos es el izquierdo y la dirección que vamos a seguir es a nuestra derecha (a la izquierda de un hipotético defensor). Dicho de otra manera: salimos por el lado contrario de pie que apoyamos en primer lugar y por el mismo lado de la mano que usamos para dar el primer bote.
 

 El primer paso se da cruzando el pie por delante del cuerpo y botándolo con la mano más alejada del defensor. Para evitar hacer pasos hay que echar el balón al suelo antes de levantar el pie de pivote (si lo hemos marcado) o el pie más atrasado (si no hemos marcado ninguno con nuestra parada previa).
El gráfico o dibujo muestra una salida cruzada hacia la derecha:

  • Adelantamos el pie izquierdo cruzándolo por delante del cuerpo
  • La dirección que vamos a tomar es hacia la derecha (a la izquierda del defensor).
  • Botamos con la mano derecha.

   La protección del balón es mayor que en las salidas abiertas porque, además del brazo y del cuerpo, nuestra propia pierna flexionada sirve de parapeto. Una salida hacia la izquierda se ejecuta de la misma manera pero al revés.
   Para no repetir lo mismo, las directrices que dimos en las Salidas Abiertas sirven de igual forma para las salidas cruzadas.

 LAS SALIDAS EN REVERSO O CON REVERSO.-

Lo primero que tenemos que decir es que no son de nuestras preferidas. Consideramos que aunque es un recurso más a utilizar por el jugador y reconociendo que puede ser útil en determinados momentos, creemos que es una opción más complicada, poco habitual y que en edades tempranas puede inducir al error en su ejecución (con la consiguiente pérdida de balón) o a un uso excesivo y totalmente innecesario de la misma (con la correspondiente pérdida de tiempo, de posibles ventajas o de opciones mejores). Además en los últimos años ha cambiado el criterio arbitral y en el 90% de los reversos se sancionan pasos.


   Otro motivo por el que no nos gustan demasiado es porque normalmente se inician con el jugador colocado de espaldas al aro rival, algo que queremos desterrar en las primeras etapas de formación.
   En cualquier caso vamos a a hablar brevemente de las salidas en reverso. Son menos utilizadas que las abiertas o las cruzadas. Consisten en superar al defensor mediante un pivote de reverso y botando con la mano más alejada de él. Es una arrancada en la que solemos partir de espaldas al defensor y suele utilizarse en movimientos en el poste bajo (en este caso puede ser muy útil) o ante presiones muy agresivas del equipo contrario.


Hacemos el reverso girando sobre el pie de pivote. Ese giro ha de ser rápido para poder ver todo el campo y tratar de mantener un buen equilibrio. Como ya hemos dicho, dada su complejidad, intentamos retrasar en el tiempo su enseñanza (hasta que los jugadores estén bien formados física y técnicamente), aunque eso es algo opcional. Al igual que en el caso de las otras salidas, podemos marcar unas pequeñas directrices:

  • Partimos de una posición de espaldas al aro contrario.
  • Si, por ejemplo, salimos por la derecha, pivotamos con el pie derecho e impulsamos el izquierdo, siendo éste el que da el primer paso. Es muy importante, dada su dificultad de ejecución, mantener el el equilibrio y desplazar ligeramente el centro de gravedad hacia el lado de la salida.
  • El bote lo damos con la mano derecha, llevándolo hacia delante y un poco escorado a la izquierda.
  • A partir de ahí continuamos la acción sin pararnos, no perdiendo esa posible ventaja inicial que hayamos tomado.
  • Simplificando mucho, se podría decir que una salida en reverso es una salida cruzada pero de espaldas al aro.
VIVA EL BALONCESTO!!!
http://www.baloncestobasketymas.blogspot.com.es/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario