domingo, 16 de noviembre de 2014

NOLEK CAMPEON: DESEA LO MEJOR A FEDERER EN SU RECUPERACIÓN Y ... PIDE PERDÓN POR PERDER EL CONTROL, "ES MI CULPA"

Novak Djokovic es el campeon por tercer año consecutivo y cuarto de su carrera del ATP de Londres de una forma indeseada.
Rumores, hechos, prioridades y certezas. Así se vivió la jornada en Londres, un día después de que Federer venciera a Stan Wawrinka en las semifinales tras salvar cuatro match point. Poco después, a una hora del inicio de la final, Roger anunció ante el público su ausencia en la final.
Federer adujo una lesión en la espalda y por consecuencia su baja de cara al cruce ante Djokovic, a sólo cinco días del inicio de la serie final de Copa Davis que jugarán Suiza y Francia en Lille. 
el cuarto título en Finales ATP de Novak Djokovic llegó con un sinsabor. "Siempre damos el 100 por ciento", dijo Djokovic. "Estoy seguro que hubiera jugado si hubiera podido. Le deseo lo mejor en su recuperación".
Cabe destacar que el serbio, a raiz del partido frustrado, disputó una exhibición ante Andy Murray, quedando a favor del campeón por 8-5. La dirigencia de ATP destacó, incluso, que ninguno de ellos recibió un caché extra por la alteración del cronograma.
"No soy el tipo de jugador que celebra este tipo de triunfos, pero debo analizar toda la temporada. Este trofeo es la coronación de todos los logros de la temporada", cerró Djokovic, número uno del mundo, yan por casi 2000 puntos. "Le debo eso a mi equipo, a todos los que me han apoyado en el camino. Estoy muy feliz de pararme acá y terminar con este trofeo", cerró.
El N°1 del mundo asegurado, otra final con su nombre en Londres, la racha invicta en indoor extendida a 31 partidos. Pero así y todo para Novak Djokovic hay lugar para el reproche: "Perdí la concentración. Me dejé llevar por eso, entregué el set y puse en peligro el partido. Debí haber sabido mejor lo que hacía", lamentó el serbio.
¿De qué hablaba Djokovic? Set y break al frente ante Kei Nishikori, el N°1 entregó su saque con una doble falta y escuchó como respuesta el festejo del público londinense, que celebraba la potencial recuperación del japonés y, claro, la extensión del partido. El serbio contestó con aplausos irónicos a la gente y caldeó el ida y vuelta.
"¿Acaso no se me permite estar nervioso en un partido? A ver: al final del día no le puedo echar la culpa al público. Ellos tienen el derecho a hacer lo que quieran y de alentar a quien quieran. Algunos se pasaron de la raya, con provocaciones a las que usualmente no contesto. Pero esta vez lo hice. Fue mi culpa", reflejó Djokovic en conferencia.
"No debí haber reaccionado así, no me gusta sentir que me dejé influenciar por eso. Tendría que haberlo dejado pasar. Pero uno también es humano. Me tranquiliza haberlo superado, es una lección. Confío en que mañana no ocurrirá de nuevo", agregó. Y enmarcó: "La verdad es que a esta altura de la temporada estoy mentalmente exhausto. Ha sido un año muy largo, repleto de cosas hermosas en mi vida".
Pero finalizado el partido también hubo un episodio particular. Djokovic se alistó para estampar la clásica firma en la cámara de televisión y en vez de eso dibujó simplemente un punto. "Sentí que era lo que quería hacer hoy. Mi nueva firma", sonrió. "¿Por qué te muestras tan reacio a explicar el significado de hacer eso?", le preguntaron. "Porque no tengo ganas. No fue nada. Solo un punto".
www.espn.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario