jueves, 27 de noviembre de 2014

KOBY BRYANT EN LA CIMA OFENSIVA Y EN EL LIMITE NEGATIVO RESULTADOS.

Por Gonzalo Aguirregomezcorta
ESPN.com 
LOS ÁNGELES -- Kobe Bryant es el foco de todas las defensas. Su descaro a la hora de crear oportunidades a canasta y el hecho de ser el jugador que más puntos anota por juego en la NBA (26.4 ppj) hacen que todos los equipos se concentren en él. Frenarle es acabar con un amplio porcentaje de la mordiente ofensiva de Los Angeles Lakers.
Sus 22 puntos logrados en la derrota ante los Memphis Grizzlies por 99-93 suponen la doceava vez que alcanza más de 20 unidades en los 15 juegos de su equipo. También se trató de la doceava ocasión en la que lideró a su equipo este año.
Sobran los motivos para que los rivales salvaguarden el perímetro, la media distancia y la pintura cuando Kobe está en pista. Si hay algo que los Lakers se pueden permitir este año aciago es el que la Mamba Negra juegue al despiste con las defensas, que ellos crean que las jugadas ofensivas están diseñadas para él para que luego habilite a otros compañeros. Algo parecido a eso es lo que sucedió el miércoles ante los Grizzlies.
"Principalmente hice pantallas lejos de donde estaba el balón para que los compañeros se abrieran", comentó Bryant. "Quise que la defensa realizara ajustes, y una vez me dejaron que cubriera a alguno de los chicos, entonces tendría oportunidades abiertas. Tuve algunas esta noche", afirmó el escolta de los Lakers.
Concretamente tuvo hasta 15 lanzamientos a canasta de las que bastantes fueron a placer, sin embargo no logró convertir más que cinco lanzamientos de campo. Fue su acierto en los tiros libres (balance de 10/10) los que maquilló su puntuación. Se encuentra a 197 puntos de alcanzar a Michael Jordan como el tercer máximo anotador de la historia de la NBA.
"Creo que Kobe dejó que la ofensiva trabajara", declaró el coach de los Lakers, Byron Scott. "Comenzamos muy bien en el primer tiempo así que no pensó que realmente tuviera que hacer mucho más. Trató de ser el facilitador lo máximo posible y cuando tenía sus lanzamientos, los intentaría. Igualmente fue agresivo y estuvo capacitado de ir a la línea. Creo que hizo un buen trabajo en la elección de las jugadas", apuntó.
RESPONSABILIDAD EN MOMENTOS FINALES
Los últimos minutos de los partidos apretados, que han sido bastantes este año, suelen ser los momentos en los que Kobe toma la responsabilidad. Antes del encuentro ante los Grizzlies, la Mamba Negra había registrado 12 de 33 lanzamientos en los cinco últimos minutos de los partidos con el marcador a cinco puntos de ventaja en contra (o a favor). Es decir, había logrado encestar un 36.4 por ciento de sus tiros en dicha franja según datos de ESPN Stats and Info.
En su última campaña al completo (2012-13) alcanzó un porcentaje del 42.6 por ciento. Mientras Kobe tiene 33 intentos en este sentido, el resto del equipo combina 22. En otras palabras, Kobe intenta finalizar un 52 por ciento de las posesiones de los Lakers en los últimos cinco minutos de los juegos que llevan una diferencia de cinco puntos.
Las cosas no están yendo bien en cuanto a la efectividad y las derrotas han sido más que las victorias en los partidos apretados. "Es frustrante y no importa cuántas veces pierdes un partido apretado. Estamos ejecutando mucho mejor. Estamos viendo algunas cosas de las que podemos sacar ventaja y hacer un esfuerzo consciente para ir a por ellos y hacer ajustes a los largo de los juegos", declaró Kobe.
Ante Memphis, la diferencia en los últimos seis minutos de partido era de 87-89 gracias a los dos tiros libres que anotó tras una falta de Quincy Pondexter.
A partir de ese momento los jugadores que intentaron anotar canastas hasta el final del encuentro fueron Ed Davis (lanzamiento bloqueado por Kosta Koufos y el mismo Bryant (una bandeja acertada a falta de tres minutos). Kobe tuvo el balón en sus manos en la última posesión de su equipo, la que hubiera servido para reducir la ventaja de cuatro puntos de los Grizzlies a falta de 16 segundos para el final. En lugar de jugársela como en otras tantas ocasiones, decidió habilitar. Marc Gasol le robó la cartera.
"Creí que Jordan Hill estaba abierto. Pensé que Marc (Gasol) iba a intentar venir hacia mí y cargarme o algo así", esgrimió.
Sea como fuere, lo cierto es que los Lakers no están funcionando ni cuando Kobe juega al despiste con las defensas rivales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario