martes, 17 de junio de 2014

SAN ANTONIO DESTROZA HEAT Y ES CAMPEON 2014: UN PRESENTE Y FUTURO BRILLANTE

Fuente: www.espn.com
SAN ANTONIO, Texas -- Los Spurs tuvieron su revancha en la serie final de la NBA.
San Antonio dio fin el domingo al dominio que Miami había tenido los últimos dos años y obtuvo su quinto título de la NBA al vencer el domingo 104-87 al Heat en el quinto juego de la final disputado en San Antonio, para así llevarse la serie 4-1.
Un año después de la derrota sufrida en siete juegos, su único revés en seis finales, los Spurs lograron cuatro victorias aplastantes para negarle a Miami un tercer título consecutivo.
"Es difícil de creer, ¿no?", dijo el argentino Emanuel Ginóbili. "En verdad jugamos a un gran nivel".
Kawhi Leonard, elegido el Jugador Más Valioso de la final, terminó con 22 puntos y 10 rebotes por los Spurs, que agregaron este campeonato a los que ganaron en 1999, 2003, 2005 y 2007. Estuvieron cerca de obtenerlo el año pasado, pero no lograron resistir ante el Heat y cayeron en siete juegos.
San Antonio se recuperó de una desventaja inicial de 16 tantos al superar al Heat 37-13 desde el inicio del segundo periodo hasta mediados del tercero.
LeBron James aportó 31 puntos y 10 rebotes. Metió 17 puntos en el primer cuarto para ayudar al Heat con un arranque rápido. Pero no fue suficiente.
Los Spurs ganaron cuatro títulos en nueve años, pero no habían ganado un campeonato desde 2007.
Tim Duncan y el entrenador Gregg Popovich han estado en el equipo en todos ellos, y es el cuarto para Tony Parker y Ginóbili.
"Simplemente es un gran equipo y lo hicimos juntos", dijo Parker.
Bosh sumó 13 puntos y Wade apenas 11.

Aún después de su mejor momento en siete años, habrá muchos que querrán, nuevamente, declarar el fin de la dinastía actual de los San Antonio Spurs.
Sin embargo, analizándolo fríamente, este equipo está listo para seguir en la lucha. Guarden las los obituarios y pospongan el sepelio, porque este grupo demostró que está lejos de haber llegado al final de su camino.
Sin dudas las próximas semanas serán de reflexión para algunos de los veteranos, incluyendo a Tim Duncan y Gregg Popovich, pero leyendo entre líneas está claro que el hambre sigue presente, y que esa llama competitiva sigue ardiendo dentro de ellos.
Después de todo, ambos pilares de esta odisea que arrancó allá por 1999 y que se reforzó a principios de los 2000, dieron a entender que no están listos para cabalgar hacia el horizonte, cual Indiana Jones en la Última Cruzada.
"Aún siento que soy efectivo y, si creo que puedo contribuir voy a seguir jugando", dijo Duncan recientemente.
Popovich emitió un mensaje similar.
"No me siento cansado", dijo en la previa al quinto juego. "Me gustaría seguir entrenando".
Esos mensajes le lanzan cierta tranquilidad a la afición texana, y también le envían un recado al resto de la NBA: esos Spurs no van a desparecer de la noche a la mañana, y seguirán siendo un problema para el que casi nadie tiene la solución.
Por lo pronto, Las Vegas ya los ubica entre los candidatos para la temporada 2014-2015, aunque como ya es habitual, no son el máximo favorito. El sitio Pregame.com y el columnista R.J. Bell de ESPN ubican a Miami Heat en primer lugar con 5/2, mientras que Oklahoma City Thunder y los Spurs están empatados en 7/1.
Un simple vistazo al plantel de cara a la próxima campaña arroja la gran mayoría de los mismos nombres, y si uno analiza la juventud que hay en ciertos lugares de la nómina y la experiencia brindada por este campeonato, no quedan dudas de que los Spurs podrían repetir, o incluso mejorar, lo hecho en estas Finales.
Para empezar, Kawhi Leonard tiene 22 años y acaba de conseguir su primer JMV en las Finales, un hecho para nada menor. El alero fue capaz de utilizar todos sus poderes y atributos, y finalmente se convirtió en el jugador que R.C. Buford y Popovich nunca soñaron. Estos reconocieron el talento y el potencial de Leonard, pero también confesaron que nunca esperaban este nivel, y menos a tan temprana edad. Por lo pronto, el californiano dio muestras de un talento (en ambos lados de la cancha) muy poco común, y aún está lejos de alcanzar el pico de su carrera.
Aparentemente Leonard también tendría al menos una temporada más del Big 3, ya que además de los indicios de Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker tienen contrato para la próxima campaña. El argentino prácticamente garantizó que hará uso de la opción para jugar un año más, y se sabe que el francés no se irá a ningún lado. A esto se le suma la presencia de Popovich, y si algunos rumores recientes son fehacientes, quizás hasta la influencia del legendario coach italiano Ettore Messina.
SIGUE EL NÚCLEO
Tiago Splitter y Danny Green, dos piezas fundamentales, están bajo contrato durante la próxima temporada, y ambos aún tienen lugar para crecer individualmente.
El centro brasileño logró mantenerse en cancha esta vez ante Miami, y eso aportará hacia su confianza de cara al futuro. Su presencia en la zona pintada, así como su capacidad para mover el balón en ofensiva son vitales en la maquinaria de los Spurs, y un año más de experiencia hará maravillas en su juego.
Por su parte, Green no estará al nivel de Leonard pero lo suyo también es digno de aplaudir. Su defensa a lo largo de los playoffs fue de calibre estelar, y además logró mantener su puntería con mucha más consistencia. El escolta es de esos jugadores polivalentes que están tan de moda en la NBA, con la diferencia que ya conoce el sistema de los texanos y cuenta ya con un anillo, y lográndolo como pieza fundamental de la rotación.
Entre los otros que están bajo contrato se encuentran Cory JosephJeff Ayres y Marco Belinelli.
DIAW Y MILLS, AGENTES LIBRES
Patty Mills
Andrew D. Bernstein/Getty Images
Patty Mills demostró que es un suplente excepcional de Tony Parker
Las dos mayores decisiones pasarán por el futuro de Boris Diaw y Patty Mills, ambos agentes libres a partir del 1 de julio.
Sus performances en las Finales definitivamente les garantizaron contratos multianuales, y lo único que queda por verse son las cifras, y si los Spurs están en condiciones económicas y legales de mantenerlos en la plantilla.
El caso de Diaw es el más fácil, ya que el francés facturó cerca de $60 millones en su carrera NBA y tiene 32 años recién cumplidos. Por si fuera poco, el delantero parece haber encontrado en San Antonio su lugar en el mundo, y además tiene la chance de ser compañero de Parker, su amigo de la infancia.
Aún es temprano como para hacer predicciones, pero sorprendería que su futuro estuviera en otro lado. Un nuevo vínculo, por dos o tres temporadas bajo los términos actuales, es el desenlace más probable.
Por otro lado, el futuro de Mills es la gran incógnita. El australiano está a punto de cumplir 26 años y se aproxima al mejor momento de su carrera.
Tras lograr el anillo no sería anormal que busque tener un rol mayor (y un sueldo mucho más alto) al actual, y probablemente habrá un buen número de equipos que pujarán por sus servicios. El armador demostró sus dotes, que incluyen la velocidad que todos conocían junto a una puntería infalible que, por si fuera poco, no desaparece bajo presión.
La continuidad de Mills estará en el aire y dependerá en gran parte de sus deseos, ya que en los Spurs su rol, al menos la temporada que viene, será bastante similar al actual.
San Antonio también tendrá que decidir acerca de la continuidad de Austin DayeAron Baynes y Matt Bonner.
¿REFUERZOS?
Si los Spurs logran renovar a Diaw y Mills, entonces regresarán con la misma rotación que acaba de vapulear al Heat. Ese equipo sale de memoria y realmente no necesita demasiados ajustes, y por si fuera poco, jugadores como Bellinelli y Ayres tendrán un año más de experiencia en el sistema.
Sin embargo, los texanos cuentan con tres selecciones en el draft de este año, y poseen los derechos de varios jugadores en el mercado internacional.
Entre ellos están el francés Livio Jean-Charles (alero escogido en 2013), el escolta húngaro Adam Hang, el delantero letón Davis Bertran, el centro esloveno Erazem Lorbek y el delantero estadounidense Deshaun Thomas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario