martes, 10 de septiembre de 2013

MLB: RUTA A LOS PRINCIPALES PREMIOS

Tres carreras por los principales premios del béisbol comienzan a sentirse como algo decidido. Incluso si Miguel Cabrera se queda corto en la búsqueda de una segunda Triple Corona consecutiva, él está seguro para conseguir su segundo logro en fila como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. El récord de 19-2 y un impresionante WHIP además del promedio ponches-bases por bolas hacen de Max Scherzer el favorito claro sobre Yu Darvish para el Cy Young de la Liga Americana. Y, a menos que Clayton Kershawdesarrolle un extraño caso de Ricky Romero-itis en septiembre, está a punto de recolectar el primero de potencialmente varios premios Cy Young.
La única competencia que todavía genera mucho debate es el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, aunque el jardinero central de Pittsburgh, Andrew McCutchen ha tomado la iniciativa con su juego estelar y la conmovedora carrera de los Piratas hacia los playoffs.
Bovada, el casino de apuestas deportivas en Las Vegas, tiene a McCutchen como favorito 1 a 5 para ganar el premio. "McCutchen quizá no solamente sea algo seguro, pero por el hecho de que los Piratas están teniendo su mejor temporada en 20 años y que él es un jugador tan completo, era algo lógico", señaló Kevin Bradley, gerente del Bovada, mediante un correo electrónico.
Andrew McCutchen Piratas
McCutchen está entre los primeros cinco en la Liga Nacional en promedio de bateo (.320), porcentaje de embase (.399) y OPS (.911).
1. Andrew McCutchen, Piratas
2. Yadier Molina, Cardenales
Yadier Molina Cardenales
Yadier Molina es ampliamente considerado como el mejor receptor en el béisbol.
3. Paul Goldschmidt, Diamondbacks
Paul Goldschmidt DiamondbacksBrad Mangin/Getty ImagesPaul Goldschmidt ha tenido una monstruosa temporada en apenas su segundo año en MLB.
4. Freddie Freeman, Bravos
Freddie Freeman Bravos
Freddie Freeman está en cuarto puesto en la Liga Nacional con 94 impulsadas.
5. Clayton Kershaw, Dodgers
Clayton Kershaw Dodgers
Clayton Kershaw lidera las Mayores en ERA (1.89), entradas lanzadas (209) y WHIP (0.92).
Otros que recibirán apoyoPhillipsPhillipsCraigCraig
¿O no? Cuando faltan tres semanas y media en la campaña regular, una lesión, una racha encendida al final o algún otro evento imprevisto podrían poner otro enfoque a la dinámica del JMV de la Liga Nacional. Tomando en cuenta eso, aquí tenemos un vistazo a los contendientes principales, en el orden como deberían terminar:
Por qué él es el favorito: Cada ganador del JMV necesita una narrativa fuerte, y McCutchen tiene una de las mejores en marcha. Él es un producto hecho en casa, que jugó durante las épocas de vacas flacas en Pittsburgh, que se comprometió con la franquicia al firmar un contrato de seis años y $51.5 millones y que lleva a los Piratas a la tierra prometida luego de dos décadas de mal béisbol.
McCutchen busca unirse a Barry Bonds, Willie Stargell, Dave Parker, Roberto Clemente y Paul Waner como el sexto jardinero de Pittsburgh que gana el premio (el torpedero Dick Groat también consiguió uno en 1960). Él encabeza la liga en victorias sobre reemplazo con 7.2, y aporta un paquete bateo-defensiva-velocidad que lo hace valioso de muchas formas. El promedio de bateo de .384 que McCutchen logró en agosto fue el más alto para un jugador de Pittsburgh desde que Jason Kendall bateara .413 en 1996, así que llega al tramo final de la temporada enfilado.
Aunque los puntos por ser buen ciudadano cuentan poco en la carrera por el JMV, McCutchen también tiene buenas calificaciones en la escala de liderazgo-profesionalismo, algo que los votantes para el premio aprecian mucho.
"Él tiene mi voto", dijo el inicialista de Washington Adam LaRoche, quien jugó con McCutchen en Pittsburgh en 2009. "Siempre me gustó estar a su lado. Desde que llegó a las Mayores sigue siendo el mismo, lo que dice mucho acerca de una estrella. Él es realmente humilde, respeta el juego y lo practica bien. Sabe que es bueno, pero deja que sus acciones hablen por él, en lugar de alardear. Es uno de esos jugadores difíciles de odiar".
Por qué podría perder: Con 18 jonrones y 27 bases robadas, McCutchen va en camino de unirse a Barry Bonds y Andy Van Slyke como el tercer jugador 20-30 en la historia de los Piratas. Pero sus números de poder están por debajo de los estándares tradicionales del JMV, así que un septiembre complicado podrían eliminar su ventaja.
La opinión de una persona: "Adoro su actitud", dijo el ex receptor de los Piratas, Mike LaValliere. "Obviamente, él es un gran talento. Pero el muchacho viene a jugar todas las noches. Nunca lo ves trotar hacia primera base. Él da su 100 por ciento cada noche. Está preparado. Se cuida. Se entrega al máximo. Ha trabajado muy duro y ahora está cosechando los frutos".
El panorama: Depende de McCutchen ganar o perder el premio
Por qué debería ganarlo: Entre más escudriñen las sutilezas del juego, más se fortalecerá el caso de Molina. Él es uno de los receptores de élite en el béisbol. Va de 38-16 poniendo fuera a los corredores en intentos de robo, y la mayoría de los corredores que no se llamen Billy Hamilton simplemente eligen quedarse plantados en la primera base. Molina también es adepto para obtener lo mejor de los pitchers, bien sean veteranos experimentados o jóvenes inexpertos. Cuando se trata de leer las emociones y las señales no verbales de los pitchers, él es la respuesta del béisbol a César Millán -- alias el "Encantador de Perros".
El total de cuadrangulares de Molina esta temporada ha bajado de 22 a 10, pero él lo ha compensado con un incremento en dobles, de 28 a 37. Sus números ofensivos globales son muy similares a los de Buster Posey, algo que no es tan malo para un receptor cuyo sello principal es la defensiva. Molina también gana puntos por seguir adelante, pese a batallar con lesiones en la rodilla y la muñeca.
Por qué no lo ganaría: Molina es el Cardenal más indispensable. Pero cuando se fue a la lista de lesionados durante dos semanas en agosto, el mánager Mike Matheny todavía puso una alineación con Matt CarpenterAllen CraigMatt Holliday y Carlos Beltrán. Eso incluye al sexto mejor bateador de la Liga Nacional, el tercer sitio de carreras remolcadas en la Nacional y un par de jardineros que se han combinado para 14 apariciones en el Juego de Estrellas. Molina es solamente uno de varios bates prominentes en la alineación de San Luis.
La opinión de una persona: "Me gusta preguntarle a los mánagers, 'Si pudieras tener al jugador que fuera en un equipo, ¿a quién elegirías?', dijo un narrador de la Liga Nacional. "Cuando les pregunto acerca de San Luis, todos me voltean a ver con cara de, '¿Estás bromeando?'. Todo mundo sabe lo que Molina significa para ese equipo".
El panorama: Si Molina se enciende en septiembre, y los Cardenales rebasan a los Piratas y ganan la División Central, esto se pondría interesante de inmediato. Pero Molina está lastimado, y los Cardenales marchan 18-23 desde el 25 de julio.
Por qué debería ganarlo: Él ha sido lo único constante para un equipo de Arizona que ha sufrido una serie de actuaciones decepcionantes (desde Ian KennedyMiguel Montero,Jason Kubel y David Hernandez, por nombrar algunos) y lesiones (Cody RossAaron Hill,Adam Eaton). Pese a todo, los Diamondbacks se han apoyado consistentemente en Goldschmidt, quien solamente se ha ausentado en dos de los 139 partidos del equipo.
Goldschmidt encabeza la Liga Nacional con 106 remolcadas y está segundo, solamente superado por Pedro Álvarezcon 31 jonrones, pero él es más que un cañonero. Se clasifica primero entre los inicialistas de la Liga Nacional con 13 robos, y es tercero de la liga en bases por bolas (90), y segundo en lanzamientos por aparición al plato (4.20). La defensiva de Goldschmidt también ha generado que gente de los Diamondbacks lo compare con Mark Teixeira en la colchoneta. La Biblia del Fildeo de Bill James le da a Goldschmidt un ránking de +14 en DRS, el segundo mejor de la liga, solamente superado por Anthony Rizzo, de los Cachorros.
"Él sigue haciéndolo, una y otra vez", mencionó el lanzador de los Diamondbacks Brandon McCarthy. "Él tiene números de JMV bajo cualquier parámetro, pero también lo ha hecho en situaciones claves. Batazos para dejar tendido al rival, imparables en extra innings. No sé si eso sea más significativo, pero así se siente. Y lo sigue haciendo sin tener aspectos malos en su juego. Nunca tienes que sacarlo por cuestiones defensivas o corrido de bases. Para mí, eso es equivalente a ser un JMV".
Chase Field es conocido como un parque que infla los números de un bateador, pero Goldschmidt ha sido ligeramente más productivo como visitante (slugging de .554) que en casa (.512). Aunque sus números contra la División Oeste de la Liga Nacional no son buenos, él batea .365 (de 52-19), con un OPS de 1.046 contra los Dodgers, actuales líderes de la división.
Por qué no lo ganaría: Los Diamondbacks apenas están por encima de .500 y tienen una posibilidad muy remota de llegar a playoffs. Eso no presagia nada bueno para las posibilidades de Goldschmidt. Desde la inclusión del comodín en 1994, 30 de los 36 ganadores del JMV han jugado para equipos de postemporada. Albert PujolsRyan Howard,Alex Rodríguez, Barry Bonds (dos veces) y Larry Walker son los únicos peloteros que han roto esta tendencia.
La opinión del mánager: "Si se basaran en los números, él ciertamente está a la altura", dijo Kirk Gibson, mánager de Arizona. "Sé lo que él ha hecho por este equipo. Las cosas en los últimos innings. Las grandes carreras remolcadas. Las grandes jugadas que ha hecho. Puede correr las bases, y él se robará una almohadilla cuando cuente. Y su simple impacto en el equipo y su liderazgo --simplemente ser Goldy. Él se sonrojaría si supiera que estoy diciendo esto".
El panorama: Un esfuerzo noble pondrá a Goldschmidt en algún lugar entre los primeros cuatro o cinco.
Por qué debería ser considerado: Alguien necesita estar en la conversación, representando al equipo con el mejor récord en el béisbol. Ese podría ser Freeman, quien ha ganado cierta tracción últimamente como un pilar ofensivo para Atlanta, un club que se ha recuperado tras enfrentar problemas.
Mientras Brian McCannDan UgglaJason Heyward y Evan Gattis han pasado tiempo en la lista de lesionados, Justin Upton ha tenido altibajos y B.J. Upton ha estado principalmente horrible, Freeman ha sido un monumento a la consistencia desde que volvió de una lesión en el oblicuo en abril. Logró un OPS de .857 en mayo, .858 en junio, .918 en julio y .834 en agosto. Freeman ha sido especialmente productivo en Turner Field, bateando 15 de sus 19 cuadrangulares, para ayudar a los Bravos a un récord de 51-20 en casa, el mejor de las Grandes Ligas.
Por qué se quedará corto: Freeman simplemente no ha hecho lo suficiente para sobresalir por encima de otros candidatos. Batea .435 con corredores en posición de anotar, pero Allen Craig ha estado mejor con .454. Y es difícil discutir que el juego global de Freeman lo hace más valioso para Atlanta, de lo que McCutchen le ofrece a los Piratas. Ellos tienen números de poder similares, y McCutchen juega una posición defensiva suprema en jardín central. Freeman es uno de varios inicialistas en la discusión, junto con Goldschmidt, Craig y Joey Votto.
La opinión de un scout: "Pienso que él es el mejor primera base a la defensiva de la liga, por su altura y su trabajo de pies en la almohadilla", dijo un visor de la Liga Nacional. "Es sorprendente el número de pelotas que atrapa, salvando a Uggla y (Chris) Johnson de cometer errores. Entre más lo observas, más te das cuenta".
El panorama: Es un caballo negro que intriga. Pero se necesitará un enorme cambio en la trama, para que Freeman se meta entre los tres primeros.
Por qué podría ganarlo: Cada vez que ESPN o cualquier otro medio pone lado a lado una fotografía de Kershaw con una de Sandy Koufax, solamente ayuda a su causa. Kershaw encabeza a los abridores de Grandes Ligas en efectividad (1.89), WAR (6.6) y WHIP (0.92), y comparte el primer sitio con James Shields con 23 aperturas de calidad.
Las instrucciones en la boleta de Grandes Ligas especifican que "todos los peloteros son elegibles para el JMV, incluyendo pitchers y bateadores designados", así que los votantes no tienen motivos para no considerar a Kershaw, salvo sus preferencias personales. Justin Verlander consiguió el doblete Cy Young-JMV en 2011, así que hay evidencia reciente que el electorado tendrá mentalidad abierta acerca de un lanzador que va más allá del llamado del deber.
Por qué no lo ganaría: Los votantes han sido menos influenciados por récords de ganados-perdidos en años recientes, así que la marca de 14-8 de Kershaw no debería afectar su candidatura de una u otra manera. Su mayor obstáculo es la historia: Desde que Bob Gibson y Denny McLain ganaron premios como JMV en 1968, el béisbol ha tenido 89 ganadores del premio al JMV (incluyendo uno compartido por Willie Stargell y Keith Hernández en 1979). Solo seis de esos 89 recipientes fueron lanzadores, y Verlander, Roger Clemens y Vida Blue fueron los únicos abridores.
La causa de Kershaw-para-JMV perdió algo de impulso esta semana cuando el as de los Dodgers fue a Coors Field y fue maltratado por los Rockies, para inflar su efectividad de 1.72 a 1.89. Dados los momios en su contra, Kershaw tiene un margen muy pequeño para el error. La opinión del mánager: "Él sale 30, 35 veces", dijo el mánager de los Dodgers, Don Mattingly, al diario L.A. Daily News. "Pero como mánager, ves lo importante que es eso cada cinco días. Se mantiene mucho en los partidos, evita el desgaste del bullpen, pone fin a las rachas perdedoras, extiende rachas ganadoras... es muy grande".
El panorama: Disfruta tu premio Cy Young y prepárate para tu apertura en el primer juego de la Serie Divisional de la Liga Nacional, Clayton.
Joey Votto, Rojos: Votto, el líder de la liga con 111 bases por bolas y porcentaje de embasarse de .424, debería ganar un premio con la figura más polarizante entre los candidatos al JMV de la Liga Nacional en 2013. Él es un ícono en la comunidad estadística por mantenerse apegado a su estilo disciplinado y rehusarse a expandir su zona y regalar outs. Pero él es simplemente demasiado meticuloso ante las miradas de algunos observadores, que piensan que sus 64 carreras remolcadas no cumplen los estándares tradicionales requeridos para un tercer bateador en la alineación con un contrato de $225 millones. A los amantes de las estadísticas quizá no les agrade eso, pero es la realidad.
Brandon Phillips, Rojos: Él encabeza la Liga Nacional con 18 carreras producidas para ganar el juego, y es el primer segunda base de los Rojos que remolca 100 anotaciones desde que Joe Morgan lo hiciera en 1976. La defensiva de Phillips siempre trabajará a su favor. Pero su .316 de promedio de embasarse y su WAR de 1.7 no ayudarán a su causa.
Adrián González, Dodgers: Silenciosamente, él ha ayudado a mantener a los Dodgers a flote este año, cuando Zack Greinke estaba lesionado y la alineación no podía producir un imparable con corredores en posición de anotar. A principios de agosto, Mattingly le dijo a la prensa que González --no Kershaw, Yasiel Puig o Hanley Ramirez -- era el JMV de los Dodgers.
Matt Carpenter, Cardenales: Él ha sido el héroe ignorado de los Cardenales, llenando huecos tanto en la segunda base y como primero en el orden al bat. Carpenter va en camino de convertirse en el primer bateador de San Luis con 50 dobles en una temporada desde Albert Pujols en 2004.
Hanley Ramírez, Dodgers: Ramírez le ha dado a los Dodgers una producción monstruosa en las paradas cortas, y ha sido igual de importante que Yasiel Puig en el resurgimiento del equipo. Pero es difícil clasificarlo entre los candidatos de élite, dado que él jugó cuatro partidos y tuvo un total de 11 turnos al bat durante abril y mayo.
Allen Craig, Cardenales: Craig, tercero en la liga con 97 carreras remolcadas, se perderá un tiempo considerable tras sufrir un esguince en el pie izquierdo el miércoles contra los Rojos.
Yasiel Puig, Dodgers: Sí, sabemos que muchos sufren la fatiga por Puig. Pero es difícil negar que los Dodgers estaban perdidos cuando Puig llegó a principios de junio, y que él de inmediato llenó de energía a la ciudad y al vestuario, y modificó el estado mental que rodeaba al equipo. La pregunta que más presiona: ¿Cómo le irá a Puig contra un nutrido grupo de lanzadores jóvenes en la votación por Novato del Año en la Liga Nacional?
Carlos Gomez, Cerveceros: Él está teniendo una buena temporada en general, y está segundo en la clasificación de WAR en la Liga Nacional, con 6.6, superado solamente por McCutchen. Pero él batea solamente .250 con un OPS de .747 desde la pausa por el Juego de Estrellas y Milwaukee no ha sido factor en la División Central de la Liga Nacional desde mayo.
Craig Kimbrel, Bravos: Kimbrel está consiguiendo números ridículos otra vez, con 83 ponches en 57 entradas y 2 tercios, un promedio de bateo del rival de .159 y un WHIP de 0.85. Él ha lanzado en un planeta distinto desde junio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario