martes, 31 de enero de 2012

NOVAK-RAFA EN TENIS DE "GLADIADORES": DJOKOVIC CAMPEON AUSTRALIA OPEN 2012

El último fin de semana se jugó la gran final del Abierto de Australia entre el serbio Novak Djokovic  y el español Rafael Nadal.  Este choque tuvo todos los condimentos de un partido de esta instancia, ya que fue la final más larga de la historia (5 horas: 53 minutos) y generó una infinidad de emociones en el público asistente y en aquellos que lo seguían por televisión.
Este partido de tenis fue la tercera final consecutiva en un Grand Slam entre el número 1 del mundo, “Nole”, y el número 2, “Rafa”.  Y la tercera que gana Djokovic en línea, asumiendo así una paternidad histórica, ya que ningún jugador había perdido tres finales seguidas en este tipo de torneo, un record negativo para Rafael Nadal.
El partido inició con dos jugadores con poco combustible en su cuerpo, por los compromisos de las rondas anteriores, y eso lo tenían presente  en sus estrategias. El “Match” comenzó con escaso ritmo y con pocas posibilidades de quiebre. Pero Nadal se mostró con mayor actitud y buscó el set de diferentes maneras, lo cual tuvo recompensa al final y pudo llevarse el primer set 7-5
En el segundo set se jugaba mucho  Djokovic, porque seguía sin mostrar su mejor versión y Nadal traía el empuje de haber ganado el primer set.  El español comenzó con un juego sólido y presionando el saque de su rival. Sin embargo, Djokovic  soportó todos los embates del manacorí y sin desplegar un gran juego pudo originar algunas oportunidades de  quiebre, las cuales fueron suficientes para ganarle  el servicio al ibérico y quedarse con el segundo set por 6-4.
El tercer set revitalizó el juego y el espíritu del número 1, y así quedó plasmado en el marcador. “Nole” rápidamente obtuvo el tercer set con un 6-2. El español entró en un pozo de dudas y lagunas y su juego no era el mismo del principio.
El cuarto set parecía el último del partido, Djokovic jugaba con seguridad y Rafa estaba lleno de frustraciones y fantasmas, tal vez los que ha ido adquiriendo con las finales perdidas en el año anterior , el panorama era el más negativo que se pudiera imaginar, todos daban por perdido al español. Sin embargo, el número dos del mundo, dio una lección de orgullo y amor propio a todos los asistentes al Rod Laver Arena y se recuperó de ese momento. Llevó el cuarto set hasta un tie break y ganó éste por 7-6 (7-5).
El partido ya había tomado tintes dramáticos, el quinto set iniciaba con 5 horas de juego entre estos dos gladiadores. Nadal afrontaba este último “Round” con la energía que le daba haber ganado un cuarto set a puro corazón. Por su lado, Djokovic parecía estar sin piernas para resistir largos peloteos. Todo era incertidumbre y nervios, el ambiente estaba tan tenso que casi se podía tocar con las manos. Nadal  ganó sus primeros servicios y pudo  quebrar  el de su rival en el sexto game del quinto set. La balanza parecía estar del lado español, los dos tenistas estaban exhaustos y jugaban más con sus corazones que con sus físicos, era alucinante. Pero lo mejor estaba por suceder, Novak Djokovic demostró porque es el primero en el ranking mundial y tomó un pequeño nuevo aire. Recuperó el quiebre y ganó sus juegos de saques. Nadie sabía de qué lado iba a caer la moneda. Nadal sacaba para forzar un nuevo tie break pero su cuerpo estaba vacio, su servicio no hacia daño y “Nole” lo presionaba con devoluciones profundas. Y esa fue la fórmula para ganarle el último game a Nadal y por  ende el partido. Después de casi 6 horas de juego, Djokovic una vez más derrota a Nadal y consigue su tercer Australia Open y su quinto torneo grande. No obstante, los aplausos se los llevaron los dos jugadores que entregaron sus vidas en este magnifico encuentro de tenis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario