martes, 29 de noviembre de 2011

CHOLO SUERO: INSTRUMENTO DE DIOS PARA PROMOVER DEPORTES EN MEDIO DE REVOLUCION GENERACIONAL

Vida. Se mantuvo apoyando al béisbol y al baloncesto en clubes del DN
Escrito por: RAFAEL REYES JEREZ
Fundador Club Mauricio Báez   
El movimiento deportivo nacional, y muy en especial el de  la parte baja de la capital, entiéndase Ciudad Nueva y sus legendarias murallas -que sirvieron  conjuntamente con sus valerosos combatientes  de abril de 1965 y un pueblo sublevado para volver a la constitucionalidad mancillada y  frenar en seco a las tropas interventoras norteamericanas y sus 42 mil marines- tienen una deuda de gratitud eterna con Cholo Suero.
     Manuel Adolfo Suero Guerrero, su verdadero nombre, era apenas un mozalbete cuando se produjo la revolución, pero el hecho de incidir en el mismo epicentro de la contienda donde las artes, la cultura y los deportes se abrazaban entre sí -como una manera de cada quien aportar su granito de arena para que ‘revolución y revolucionarios’ fueran algo más que sinónimos y se devolviera la dignidad al país- sería, con el paso del  tiempo, un gran dirigente deportivo.
Cierta vez, en mi programa de televisión Cara a Cara, que produzco por Cinevisión, canal 19,  le pregunté al  coronel Manuel Ramón Montes Arache, héroe nacional, sobre cuál era la herencia que dejó al país la invasión norteamericana del 65 y él contesto: ¡las drogas¡. Y, ciertamente, el drama que está viviendo la sociedad dominicana, en estos momentos, se debe a esa “herencia maldita”.
    Entonces, concluida la revolución e iniciada la batida contra todo aquel que luchó allá abajo, en la zona Norte y otros puntos de la capital y el resto del país, fue una verdadera cacería contra todo aquello que tuviera el tufo de revolucionario.  Esa cobarde y genocida acción sería una especie de   “operación limpieza”.
Sus auspiciadores, muchos de ellos, todavía andan por ahí, recordando su acción de sangre y muertes. Contrario, hasta el momento, ningún dirigente de los clubes a nivel nacional, ha sido acusado de narco, asesino, lavador o contrabandista ¡ Esa es la gran siembra y la mayor cosecha !
¿Qué procedía entonces que hicieran los jóvenes, concientes de esa difícil etapa de la vida nacional?  Resguardarse de las drogas, muy en especial de la marihuana que los yanquis  habían traído de Vietnam, también del abrupto estallido de los centros de malos vicios como la prostitución, la corrupción de menores, el caliesaje, la Banda Colorá, la masacre de revolucionarios: crear los clubes deportivos y culturales como única respuesta al plan imperialista de acabar con la juventud.     Y, esa fue la magistral respuesta a ese cavernario intento de Grupo de Asistencia Militar Norteamericano conocido por sus siglas MAAG, antro de superagentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el FBI o Buró Federal de Investigación, la Agencia para el Desarrollo Internacional  (AID), los “inofensivos” Cuerpos de Paz,-que frontalmente y de una manera descarada- se acercaron a los clubes  tratando de adocenar a sus dirigentes para “salvarlos del comunismo”. Los clubes estaban llenos de izquierdistas.
Cholo Suero, desde muy joven tuvo una gran inclinación por los deportes, practicó varios de ellos como el béisbol, baloncesto, voleibol y softbol,  pero su gran aporte a los niños y jóvenes de su barrio, San Lázaro, estaría más adelante cuando se desarrollaría como un líder deportivo nato. Pero, primero, había que aprender de otras también  leyendas del movimiento clubístico y de su sector: El gran Félix Aguasanta y el gran Chico Pérez, entre otros.       Esa, que es quizás la época más esplendorosa del movimiento de clubes de todo el país, porque coinciden  organizaciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario