sábado, 23 de abril de 2011

BALONCESTO NACIONAL: "DESORDEN INSTITUCIONAL AFECTA FUTURO INMEDIATO Y MEDIATO"

Por Luis Madera.
duquela2003@hotmail.com
Aporte: Mar del Plata nos vence, todo el baloncesto dominicano parece girar en torno a este clásico continental. Allí se han puesto todas nuestras esperanzas, hasta Francisco García anunció que estará integrándose a los entrenamientos; todo el mundo se hace su caldo de cabeza y sueña. La organización, más silente que los propios presidentes mientras se declaran: “sordos, ciegos y mudos”, se ha empantanado en asuntos de elegibilidades y los sabios asesores del grupo que mercadea, naufragan.

Hay una verdad que nadie quiere entender, el baloncesto criollo, el que se juega entre los tradicionales limites geográficos de República Dominicana se atomiza. Cada vez existe mayor desunión, el golpe funesto lo terminará de ofrecer la intolerancia de la Liga Nacional de Baloncesto (LNB), que no dará su brazo a torcer ante los calendarios del Torneo de Baloncesto Superior del Distrito Nacional, que siempre tiene que posponer sus inicios, de forma entendible o no, debido a las múltiples zancadillas de muchos sectores involucrados.

Desde hace unos tres lustros, FEDOMBAL ha querido arrabalizar y arrinconar el baloncesto capitalino. La fijación de fechas ajustadas, cual cinturón, dejan muy poco espacio para maniobras, ahora utiliza esa camisa de fuerza llamada LNB. Es absurdo que a estas alturas de su reinado el ingeniero Herasme, presidente de la FEDOMBAL, no haya entendido que la época veraniega es solo propicia para la conformación de las selecciones nacionales.

¿Ha pensado FEDOMBAL que el tiempo más competitivo de la LNB choca con las prácticas de la selección?

En todas partes, la competencia del baloncesto la hacen los clubes. Los nuestros fueron en principio San Lázaro, Mauricio Báez, Naco, Eugenio Perdomo, después vinieron otros, San Carlos, Arroyo Hondo, Los Mina; la actividad se expandió, aparecen en otros puntos del país, Plaza Valerio, Pueblo Nuevo… San Martín, Juan Pablo Duarte y así, tantos hasta dar vida a 42 eventos “superiores”. Pero el organismo rector jamás se ocupó de formar, de trabajar, de orientar. Hoy muchos de esos dirigentes se les señala con el dedo: “tigres” (malandros, malvados, desalmados, pandilleros, indignos)… ¡y nada más!

En otros países son Real Madrid, Barcelona, Boca Juniors, Atenas de Córdoba, Franca, Universidad Católica, Trotamundos de Carabobo, Marinos de Anzoátegui, Vaqueros de Bayamón, Montepaschi de Siena, Virtus de Bologna u Olimpia de Milano, y sus dirigentes son Florentino Pérez, Joan Laporta, Josep Luis Núñez, Dino Meneghin, Ferdinando Minucci, Jorge Rabano, Jonas Vainauskas, entre tantos, todos caballeros del deporte. Los nuestros han sido: Cholo, Chico, Leo, Tony, Mayobanex, Moñoño, Candelario, Liberato, Tolben, Pedro Pablo, Grano de Oro, Negro, y así, con apodos tan pintorescos, se ha construido una parte del deporte. Para bien o para mal.

Mientras hablamos y hablamos de la selección de mayores, hay otros eventos a los que la Federación Dominicana de Baloncesto (FEDOMBAL) deberá asistir este verano, para el bien y desarrollo de la disciplina de cara a los años por venir y con los que se corresponderá tener especial cuidado. Hay que empezar a construir una nueva base para el deporte del aro y el balón.

FIBA-Américas señaló el Centro-Basket femenino de 15 años o menos para efectuarse en la capital mexicana entre el 7 y el 11 de junio venidero; en la misma ciudad, entre el 15 y 19 de junio del Centro-Basket masculino para menores de 15 años. Están además los Centro-Basket juveniles, en ambas ramas, sin fechas y sin sedes, para nacidos desde el 1994 en adelante.

La Copa de las Américas varonil, 16 años o menos, en Guanajuato, entre el 21 y 25 de junio, evento donde deberán decidirse los representantes de nuestra área geográfica, debido a que la eliminatoria de la especialidad no se efectuó. El único inconveniente y que FEDOMBAL entenderá como un respiro, es que en el país no se ha estado trabajando en las categorías formativas, la organización panamericana está consiente de ello y posiblemente las posiciones estarán destinadas a Puerto Rico, quizás Cuba o Panamá o algunos de nuestros vecinos antillanos de habla inglesa.

FEDOMBAL ha tratado de empezar a caminar para esas competencias, las que lamentablemente se ahogan en sus consabidas “carencias económicas”.

Reunir el grupo que asistió al Centro-Basket juvenil masculino del 2009 de México fue una odisea “de puta madre”, como diría un español. Aquello resultó un espectáculo tan deprimente que hasta un hijo del ingeniero Herasme se incluyó en el grupo (Regil Herasme Martínez: 2 juegos, 7 minutos, 1 rebote, 0 puntos, 1 falta, 2 intentos detrás del arco de tres).

Algo similar pasó con las damitas, que asistieron también a México en el 2009, para jugar uno detrás de otro, Centro-Basket y el Panamericano, sin calcular todos los riesgos que esa trampa constituía. Allí conseguimos el resultado más azaroso que jamás haya tenido nuestra disciplina: perdimos un partido por 111 tantos (128-17, agosto 10 del 2009 frente a Estados Unidos).

Las selecciones juveniles del 2005 y 2007 clasificaron para los eventos Panamericanos de San Antonio en el 2006 y Formosa, Argentina, 2008. A ambos grupos se les dejó en tierra, pese a practicar.

Del grupo del 2006, convocados para la reunión final, tres antes de la partida, con pasaportes depositados en las oficinas de FEDOMBAL, aún se  está a la espera de que el ingeniero Herasme o el dirigente de turno José –Maita- Mercedes asistieran al Pabellón de Villa Francisca a explicarle a los jóvenes la decisión de no asistir, de la que se enteraron por la prensa vespertina. Los jugadores Dagoberto Peña y Edgar Sosa viajaron hasta San Antonio, en autobús, para encontrarse con la triste realidad de que sus compañeros no habían emprendido la travesía y hubieron de retornar a sus hogares, cabizbajos, sin una explicación.

El Grupo del 2008 se enteró de igual manera que no asistiría al evento en Argentina. Quien escribe le solicitó un plazo de 72 horas al ingeniero Herasme para conseguir los pasajes que colocarían el equipo dominicano en esas lejanas tierras. Se hicieron los aprestos con un ciudadano argentino, político para más señas, enamorado de la actividad, se consiguieron 17 boletos de ida y regreso, SDQ-Panamá-Córdoba-Formosa. A la hora de hacerse efectiva la entrega el ingeniero Herasme se destapó con: “repartiremos los pasajes entre 12 jugadores, 1 entrenador y 4 miembros de la federación”. ¡Caso cerrado!

Pocos frutos han aportado las selecciones formativas a nuestro equipo nacional. Alcanzamos un cuarto lugar en el Mundial Sub-21 de Japón en el 2001, pero después nada. Sólo Manuel Fortuna y Juan Pablo Montas han escalado en diversas ocasiones el combinado adulto. No hay continuidad, no hay seguimiento, no hay interés, pero un verdadero equipo que surja de las entrañas del baloncesto nacional, y ese siempre será nuestro talón de Aquiles.
                
La solicitud realizada a las asociaciones afiliadas deberá responderse en un plazo prudente. Veremos como aquellos que dicen incidir en la actividad nada tienen que aportar; es posible que la mayoría no responda porque quizás no tenga un solo proyecto que exhibir. Hay muy escaso tiempo para estructurar selecciones menores con cierto nivel de competencia. Una vez más se apostará a nuestras habilidades atléticas, al impulso de nuestra juventud y quizás a la prisa de un pasaporte.

Es posible que una vez más veamos como hemos construido un reino con los pies de barro.          

No hay comentarios.:

Publicar un comentario