lunes, 8 de marzo de 2010

OBJETIVOS DEL MINIBASKET: EDUCACION Y DIVERSION

Articulo de: Juan Carlos Mitjana

Revista Clinic, num.76, 2007

Adaptado por: Miguelcsotoe@hotmail.com

Los niños quieren divertirse, aprender habilidades y participar de un deporte que les apasiona practicar en competencia.

Jugando se aprende a vivir y este objetivo se fortalece fácilmente cuando nos olvidamos las bases que todo código de reglas debe cumplirse: (1) Favorecer el juego limpio, equilibrio, ataque-defensa, definiciones fáciles y cortas, buenas codificaciones y ordenación, brevedad en el texto, pocas excepciones, preservara la seguridad física de los participantes, las reglas han de ser practicadas, tienen que dar continuidad al juego, evitar dar ventajas al infractos.

El objeto de toda regla es prevenir, proteger. En todo deporte además de establecer reglas en los aspectos técnicos-educativos, busca satisfacer las necesidades del público al que se dirige el referido deporte.

Los deportes de base (como el baloncesto) están dirigidos a la formación integral, de niños y niñas, con normas, adaptadas a sus cualidades físicas, su potenciar, su motivación por jugar.

El baloncesto minibasket es la oportunidad que cada entrenador tiene de enseñar. Si los adjetivos son otros (ganar como sea, demostrar algo a nivel personal, etc) corre riesgo la formación del carácter, el talento y la vida deportiva de cada niño.

El minibasket tiene como meta fundamental divertirse aprendiendo. Sus objetivos específicos son: ampliar sus habilidades motrices deportivas, iniciar la ejecución de habilidades técnicas, favorecer la sociabilidad, la colaboración y la comunicación, desarrollar la educación integral y principios morales.

El minibasket debe aprovecharse como deporte colectivos por la riqueza de diferentes situaciones (deportivas y humanas) que de orientarlas correctamente nos darán su excelente abanico de posibilidades formativas.

El baloncesto es de las pocas actividades en la que los niños/as y jóvenes pueden participar intensamente de una acción que tiene consecuencias significativas para el mismo, sus compañeros, su familia e incluso la comunidad a la que pertenece. En este juego los niños/as inician un trayecto en la adquisición de valores, principios éticos y morales que garantizan su desarrollo integral como individuo.

El minibasket introduce el deporte adaptado a las características y necesidades del niño, con su carácter lúdico, socializador y educativo que, de manera endógena va formando en aspecto como:

a) El Intelectual: Los niños/as aprenden a tener equilibrio emocional, perciben estímulos e información, evalúan las diferentes vivencias que le enseñan a diagnosticar, tomar desiciones y ejecutar/as con presión.

b) Social: Desarrollan una personalidad aprendiendo a jugar. El papel del entrenador es clave, transmitiendo valores y actitudes positivas durante los entrenamientos y en los partidos. Es quien interactúa con los jóvenes.

c) Motor: Prende la ejecución de habilidades técnicas, a prepararse físicamente, sabiendo diferenciar las cualidades físicas: resistencia, fuerza, velocidad.

Se inicia en el entrenamiento invisible creándose hábitos de higiene, salud y alimentación.

d) Emotivo: Aprende a disfrutar jugando, corriendo y a sentir su cuerpo, a emocionarse no solo con si mismo sino con su equipo.

Se enfada, se legra. Celebrar, sabiendo que se podría lastimar de forma desagradable al contrario.

El reglamento de minibasket debe mantener conceptos educativos además de técnicos; debe servir para inculcar buenos hábitos, promover y generar actitudes positivas y transmitir una serie de valores, aspectos que serán luego de gran aplicación en otras facetas de la vida jugando se aprende a convivir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario